Quien no recuerda su historia, tiende a cometer los mismos errores en el futuro; ya antes había tenido coqueteos para de alguna manera aplacar la pobreza en distintos lugares del mundo, lidera un instituto que analiza la problemática y propone la solución desbloqueando la economía.

Un buen plan, no da resultados, si no se ejecuta de principio a fin; Hernando de Soto, asesoró al presidente Fujimori en los primeros años de su gobierno, su labor consistió en restablecer la economía heredada del presidente García, estableciendo los pilares de la constitución política del 93, situación que es de su orgullo. El modelo económico adoptado en ese entonces, es el que perdura hasta la actualidad; se hicieron cosas muy importantes sin embargo “no siente gratitud alguna por Alberto Fujimori”, de quien entre otras cosas, condena el golpe de estado del 5 de abril.

También fue ingenuo, cuando colaboro con una candidata presidencial, que a pesar de no lograr la elección, tuvo la oportunidad de hacer el cambio y marcar la diferencia desde el legislativo, de Keiko dice: “es una excelente señora, pero no está en condiciones de liderar un movimiento (se entiende) de reforma”.

Hernando de Soto se desmarca de aquel lobista que abandonó el Perú, cuando muchos se quedaron a enfrentar a Sendero Luminoso; dedicándole unas líneas de su libro: "Estimado Pedro Pablo, te dedico este libro a ti que tuviste que irte del país porque era un lugar bien peligroso. Así podrás enterarte qué hicimos los que nos quedamos para que tú puedas regresar – y trato de asegurarlo en caso que estés con algún tipo de miedo – con Keiko ya no tendrás que irte".

Es frontal al momento de analizar y sentenciar al gobierno del presidente que monopolizó las vacunas y que deberá ser juzgado por homicidio o culposo o doloso, lo explica de manera sencilla: “un estado que es el único que se ha reservado – hasta el día de hoy – la autoridad de decidir quién importa y quien exporta y en cinco meses que ha podido tomar una decisión, no la ha tomado, si el presidente Sagasti sigue con eso, va heredar la responsabilidad que ha tenido el presidente Vizcarra en decir quien vive y quien muere”.

Su propuesta para superar a corto plazo y reactivar la economía, consiste en desbloquear los recursos que le permitan salir adelante, formalizando (sic) la informalidad, valiéndose de la economía social de mercado.

Claudicar no está en sus planes, sin embargo en un gesto de desprendimiento y generosidad, ofrece su ayuda al actual mandatario, para que de manera inmediata aplique la solución al problema que nos embarga y no sea cómplice de su antecesor; el Perú puede y debe resolver sus conflictos, valiéndose de los conocimientos globales, que son aplicables a los problemas particulares de nuestra nación, se hace necesario sincerarnos, para buscar resolver el conflicto.

La reforma del estado (sin importar quien llegue al poder), se hace necesaria, puesto que la actual estructura, hace imposible la gobernabilidad; se necesitan herramientas para terminar con el hambre y como de pan no solo vive el hombre y el asistencialismo no hace sino empobrecer a los empobrecidos, su propuesta es viable en la medida en que se simplifiquen los procesos que por la legislación, se encuentran entorpecidos y no permiten el desarrollo y la generación de capitales.

El pueblo no es escuchado, en la real dimensión del problema, hacen falta herramientas para terminar con el hambre y el sub empleo, somos un país agónico que requiere de cuidados intensivos.